miércoles, 16 de enero de 2013

The Economist: otro tira y se divierte

 

shutterstock_94541917






















Una vez más The Economist saca sus indices inmobiliarios a paseo, y yo me sorprendo de la ligereza y desconocimiento con los que se trata este tema desde un medio supuestamente serio, o de la imporancia que damos a este medio que en realidad es una revista bastante sensacionalista bajo un barniz de presunta seriedad económica.
Los indices de The Economist parten de un principio obviamente erróneo, que es en primer lugar dar importancia a un índice global para algo tan peculiar y local como es la vivienda. En segundo lugar, parte de la supuesta exactitud de unos datos que no son ni globales, sino que son simplemente inventados: ¿de dónde sale el alquiler medio de viviendas en España? ¿de dónde sale el precio medio de la vivienda? ¿qué validez tiene el salario medio con respecto a al precio medio de la vivienda?
Todo esto no se tiene en pie. No sé cómo será esto en Singapur, pero en España no existe una información suficientemente fiable como para sacar un dato por otra parte tan absurdo como el alquiler medio. además, en España el alquiler es algo muy residual, y no es para nada un negocio. Los propietario que alquilan históricamente en España han obtenido sus rentabilidades no via alquiler, sino por la revalorización del bien. Las rentabilidades de los pisos en alquiler nunca tendrán mucho que ver con los valores de compraventa, o al menos no lo tienen hoy, y desde luego no tiene nada que ver con la relación que se puede dar en un pais como Inglaterra, donde una mayoría vive alquilado a grandes fondos que fijan los precios de compraventa y alquiler en funcion de las rentabilidades obtenidas. esto es el típico análisis corto de vista, hecho desde la óptica británica de un mercado totalmente diferente al nuestro.
En cuanto a la relación entre nivel salarial y precio de la vivienda, además de que el sacrificio histórico en compra de vivienda no es lo mismo en España que en otros paises donde el alquiler es una opción real y mayoritaria, en esta media grosera donde entran los sueldos millonarios y los subsidios de paro y a saber si hasta de jubilación, ¿que precios de la vivienda están manejando estos sesudos señores de The Economist? ¿lo que se pide en los portales? ¿Lo que se escritura en lo que se vende? ¿Lo que dicen los catastros? Hay que ser muy inglés para desconocer la total opacidad de nuestros mercados, y salir a airear estos datos triunfalmente.
Lamentablemente hay mucha gente que da importancia a estos datos, y no se da cuenta de que hace solo dos años estos datos decían que los precios estaban sobrevalorados en un 50%, y hoy "solo" en un 20%, a pesar de haber bajado un 24% desde el 2007. ¿Será que ha subido la media de los alquileres? ¿Habrá subido la media de los sueldos?
En fin, un despropósito que solo se justifica por la necesidad de vender revistas haciendo "economía para todos", esa versión de consumo de la ciencia que se dedica a explicar el pasado, y a contar por qué fue incapaz de prever el presente.