miércoles, 3 de septiembre de 2008

¿QUÉ ESPERA EL CLIENTE DE UN AGENTE INMOBILIARIO?


La personalidad de un individuo es algo muy complejo. Es precisamente lo que nos diferencia de los demás. Para todo ser humano es fundamental, pero para un agente inmobiliario es su principal herramienta.

Se suele decir que “un vendedor lo primero que tiene que vender es su propia imagen”. Es a través de dicha imagen como los clientes perciben la empresa.

El cliente espera del vendedor:

1.- Cortesía y consideración.
Cortesía: Urbanidad, buenos modos, educación, etc.
Consideración: Deferencia, saber admitir las opiniones de los demás.
Debemos estudiar nuestra imagen y tener en cuenta que “las simpatías y las antipatías son instintivas y recíprocas”.

2.- Jovialidad y cooperación.
La alegría es contagiosa.
La cooperación demuestra un espíritu de servicio.

3.- Entusiasmo.
“El entusiasmo es en sí mismo, y con mucho, el factor más importante para triunfar en el arte de vender”.
El entusiasmo engendra entusiasmo.
Para llegar a ser entusiasta, actúa con entusiasmo.
El entusiasmo forzado se notará, y no generará otra cosa que desconfianza.

4.- Tacto.
Decir y hacer lo correcto en el momento oportuno.

5.- Interés por sus problemas.
Me interesa su problema, y vengo solucionarlo.

6.- Honradez.
El verdadero comercio es honrado.

7.- Autocontrol.
Hay que saber dominarse, aceptar a los demás como son y aceptar sus opiniones, auque sean contrarias a las mías. Evita los enfrentamientos.

8.- Diligencia.
El agente debe ser activo, que resuelva problemas y dudas, que encuentre soluciones y las aplique, demostrando dinamismo.

9.- Perseverancia.
El valor consiste en levantarse, salir, entrevistarse con gente, estando muchas veces fatigado o incluso deprimido. Es preciso recurrir a la propia voluntad para que el entusiasmo resurja.

10.- Organización y método.
Los mejores agentes son aquellos que son conscientes de su misión, la política de la empresa, del mercado y conscientes de que deben planificar su horario de manera racional.

11.- Psicología.
Ser agente, ¿no es comprender los deseos, las motivaciones, conocer las necesidades que determinan los comportamientos de compra?

12.- La competencia.
El buen agente debe poseer una triple competencia técnica:
- Conocimiento técnico del sector inmobiliario.
- Conocimiento de técnicas de venta.
- Conocimiento técnico de gestión y economía.
Un profesional inmobiliario posee esta triple competencia, porque, en la actualidad hay que aconsejar al cliente en cualquier tipo de venta.

13.- Ser uno mismo.
Una persona no cambia por ser un vendedor, agente o negociador. No es rentable falsear la personalidad.

14.- Optimismo.
Predispone a tomar las cosas por el lado bueno, ignorando los aspectos desagradables. Nos aporta confianza para hallar la salida, en encontrar un desenlace favorable de una situación particular.